El relato de una Escort a Hotel con un cliente

 In Curiosidades sobre putas, Experiencia de una puta

El relato de una Escort al Hotel con un cliente. Lo escribe Daniela.

El día que Daniela se marchaba de HelloBaby, justo antes de bajar las escaleras de nuestro Hostal para citas en Valencia y tomar el taxi para ir al aeropuerto y tomar el avión que la llevaría hasta alguna ciudad de Italia, nos informó que nos había dejado un mensaje y que le gustaría que lo publicáramos en nuestro blog Caliente, le había dicho a su cliente que en aquella cita lo había pasado fenomenal, había sido la mejor experiencia sexual de su vida, al parecer, el amante pensaba que simplemente había sido postureo y teatro, pero Daniela le insistió que jamás había disfrutado tanto, ni ejerciendo de puta, ni tampoco en la vida privada. Para demostrarlo, dejaría el relato.

“La verdad es que esa tarde era uno de esos momentos en los que piensas que quizás preferirías decir que no haces salidas, hombres entrando y saliendo del hostal, presentaciones, citas y encuentros sexuales muy variopintos, algunos se enamoran después de un Francés Natural y prometen dejar a su mujer, gatillazos, conversaciones extrañas, problemas en el trabajo, en el matrimonio …

Después del último encuentro sexual, media horita de sexo mecánico, al salir de la habitación y acompañar al amante de turno a la salida del hostal, la encargada de coger el teléfono y dar información a los clientes, me informó que tenía una salida a un hotel de Valencia, en la que un hombre deseaba estar conmigo al menos durante tres horas.

Tenía cuarenta y cinco minutos para arreglarme y acudir al hotel.

putas-valencia-hellobaby-el-relato-de-una-escort-a-hotel

Al llegar al hotel, tomé el ascensor hasta alcanzar la octava planta y llegar hasta la habitación.

La puerta la abrió un hombre tan guapo, tan bien vestido y que emanaba un perfume tan sensual que logró extraer la mejor de mis sonrisas.

Se presentó y me invitó a tomar asiento en la silla del escritorio de la habitación, sobre la mesa, un iPad en la que se veía mi perfil en HelloBaby.

– Cuando vi tu anuncio, no he querido buscar mas, me has gustado desde el primer segundo, imaginaba como sería tu rostro, pero aun estando borrado, sabía que eras una mujer preciosa.
– Muchas gracias.
– He leído los servicios que ofreces, me interesa lo de GFE (trato de novia) y sobre todo lo de “Cómeme enterita”, me encanta hacer Cunnilingus, mucho mas que me realicen un Francés Natural, para mi el hecho de hacer que una mujer llegue al orgasmo, es esencial.
– Claro que sí, todos los servicios que ofrezco son reales.

La verdad es que todos los servicios que ofrezco son reales, pero nunca había llegado al orgasmo en ninguna de mis citas, soy una mujer complicada para alcanzar el orgasmo.

Tras pactar los servicios del encuentro comenzamos con una ducha erótica, nos enjabonamos mutuamente, bajo el agua pude comprobar que este hombre era muy diferente a todos los clientes con los que había estado en mi carrera profesional como escort.

Tras secar nuestros cuerpos con las toallas, tomé su miembro con la mano derecha, la erección era brutal, cuando me puse de rodillas con la intención de lamer el glande, me apartó con sutileza y me dejó boca arriba en la cama. Se puso de rodillas encima, colocó su pene entre mis pechos, una cubanita antes de convertirse en corbata francesa, la erección continuó adelante y el tamaño de la polla era descomunal.

Me gustaba este hombre, me miraba de una forma que me hizo vibrar, el pene era precioso.

En ese momento estaba muy cachonda, mi vagina estaba totalmente húmeda. Su lengua alcanzó mi clítoris, la puntita de su lengua conseguía que mi cuerpo recibía unas descargas de placer que llegaban a erizarme el pelo.

No se cuanto tiempo pasó hasta que alcancé el clísmax, probablemente tan solo habían transcurrido siete minutos, debió de ser seguro en el minuto siete, ni en el seis, ni mucho menos en el minuto ocho, el número de la buena suerte es el séptimo (ver por qué) y esa tarde se había convertido en mágica.

Eyaculé de tal manera que los gemidos tuvieron que oírse por toda la ciudad, perdí los papeles por completo, sin duda el bebió de mi, lo comprobé cuando se acerco a mis labios y lo besé profundamente, como si fuera su novia, le pedí que me dejara chupársela, tenía ganas de devolverle el placer, pero me dijo que tranquila, que tuviera paciencia, de nuevo se fue a conquistar nuevamente mi clítoris y en un breve espacio de tiempo, el cual no puedo definir, volví a correrme nuevamente, es cuando puso su pene en mi boca, al natural y le pedí que me follara la boca.

Ha sido la primera y única vez que en una cita profesional he alcanzado el orgasmo y fue en dos ocasiones, no tuvimos sexo tradicional, no hubo penetración, tan solo sexo oral, la culminación fue un beso blanco, un servicio que jamás había realizado con un cliente, pero esa ocasión la merecía, desde entonces sueño con ese pene mágico y a decir verdad, quedé prendada de aquel hombre, del que no consigo recordar sus rostro, tan solo que era apuesto, en cambio, su pene lo recuerdo de tal forma, que en mis recuerdos ha quedado registrado como el hombre-polla.”

 

En Valenciano

Recommended Posts

Leave a Comment

Contact Us

Envíanos tus dudas y te responderemos lo antes posible.